Quiereme bien
Asesoría online
Escucha lo que te dicen

Programa para el buen trato en parejas jóvenes

06

sep 2018

Este es uno de los manifiestos que nos ha leído esta mañana FAPARIOJA.
Muchas gracias a todas las personas que nos habéis acompañado.

¿Educamos a nuestros hijos e hijas de la misma forma? La respuesta es clara: no. Tampoco, por ejemplo, educamos de la misma manera a nuestras primeras criaturas que a las segundas. Por eso cuando hablo con padres y madres y les pregunto si intentan educar a sus hijas e hijos en igualdad, aunque la respuesta suele ser positiva, la realidad es otra. Y es que muchas veces no sabemos ni conocemos qué significa esto de educar en igualdad.

Sin embargo, si no ponemos en práctica su significado, nos estamos jugando nuestro futuro, su futuro:

Y es que los chicos crecen aprendiendo que deben ser fuertes y ganadores, las chicas crecen con un mensaje constante del atractivo como valor máximo. Unos valoran, otras son valoradas. Unas se empeñan en ser «sexis», otros deben corresponder siendo «viriles».

Cuando nos vamos haciendo mayores, los mensajes siguen llegando: que las mujeres nos vestimos para impresionar a los hombres; que si no estamos en puestos de responsabilidad porque no queremos, que es una decisión individual; que no ha habido mujeres heroínas o inventoras y que por eso no salen en los libros de historia; que a las mujeres se nos da mejor limpiar o cambiar pañales; que los hombres sólo pueden hacer una cosa a la vez… y un largo etcétera. Sin embargo, hay mujeres escritoras o científicas que han sido «olvidadas», mujeres directivas que han tenido que renunciar a su carrera profesional al ser madres; mujeres que no saben limpiar, mujeres que no quieren tener hijos/as, mujeres estupendas y mujeres competentes, como hombres enfermeros o bailarines, hombres que saben limpiar, hombres que cuidan de sus hijos/as, hombres estupendos y hombres competentes. Parece sencillo de entender, ¿verdad?

Coeducar o educar en igualdad conlleva un cambio cultural. Y no es fácil, lo sé, pero no puedo imaginar un futuro en el que mis hijas vivan y respiren la igualdad, el respeto y la no violencia. Necesitamos niños y niñas que no ignoren los comentarios machistas, que tengan capacidad de pensar, que vean normal la repartición de las tareas domésticas, que tengan referentes masculinos y femeninos en todos los ámbitos de la sociedad, etc. Así, llegará el día (lo creo firmemente) en que esto sea nuestra realidad, su realidad, pero debemos trabajar por conseguirlo. Emma Watson en un discurso ante las Naciones Unidas, lo resumía muy bien: si no es ahora, ¿cuándo?, si no somos nosotros, ¿quién?

Eva Tobías
Madre de la Federación de APAS de La Rioja

Please select the social network you want to share this page with:

We like you too :)

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec tincidunt dapibus dui, necimas condimentum ante auctor vitae. Praesent id magna eget libero consequat mollis.

Post similares
No hay comentarios

Deja un comentario