Quiereme bien
Asesoría online
Eventos a los que no puedes faltar

Programa para el buen trato en parejas jóvenes

04

jun 2013

Gracias a la "Obra Social de Ibercaja en La Rioja"

Post de / en Eventos a los que no puedes faltar / No hay comentarios

julioHoy en la Concentración Ciudadana nos ha acompañado la “Obra Social de Ibercaja en La Rioja”.

Os presentamos a continuación el manifiesto que ha leído su directora Mayte Ciriza Sánchez.

“Quiero agradecer, en primer lugar, al Ayuntamiento de Logroño la invitación a participar en esta concentración, y, sobre todo, que nos convoque a todos aquí, cada primer jueves de mes, para condenar la violencia de género,  la violencia machista contra las mujeres y a quienes la cometen.

Desde la Obra Social y Cultural de Ibercaja en La Rioja hemos tenido, y tenemos, siempre una mirada permanente a esta cuestión, siempre con actividades de todo tipo relacionadas con la sensibilización y concienciación ciudadana contra este drama social que es la violencia contra las mujeres. Y yo personalmente me he implicado también en esta cuestión en numerosas ocasiones a través de mi columna en el diario La Rioja.

“Tápate ese escote, vaya pinta que llevas, qué quieres, que te mire todo el mundo”, “haces el ridículo, no me gusta que te miren”, le dice Jonathan a Vanesa, los dos adolescentes. Comportamientos así están a la orden del día en nuestros jóvenes porque piensan que es una manera de demostrar su “amor”, ¡y con 16 años! Lo malo es que a las chicas les parece normal que su chico les diga “hoy no sales con tus amigas” o “se te clarea la falda, pareces cualquier cosa, qué guarra”. Si alguno creía que hemos avanzado en igualdad y en respeto a las mujeres en la adolescencia, pues está muy equivocado.

Según un estudio de varias Universidades sobre la violencia en la pareja entre jóvenes de 16 a 20 años, el 70,7% de las chicas no es consciente de que el insulto o la humillación sean malos tratos. Si hablamos de adolescentes que han sido maltratadas por sus novios, el porcentaje se ha duplicado en 6 años, del 3,6% al 6,5%. Es demoledor ver que las jóvenes creen que “los celos son una muestra de amor” (siete de cada diez), o que afirman que “las mujeres necesitan protección masculina” y que la chica tiene que “complacer al chico”.

El mencionado estudio recoge testimonios sobrecogedores, muchachas que dan por normal relaciones basadas en la agresividad del chico –“te mereces una bofetada”-, y que dan por normales frases en la relación de pareja como “tú no tienes ni idea, cállate”, o que les parezca bien “que mi novio me lea los mensajes del móvil cuando quiera”. Y es que al hablar de violencia machista, no hay que pensar sólo en la física, están también la verbal o la emocional. Por increíble que parezca, las adolescentes de ahora están más expuestas al machismo de lo que lo estuvo mi generación. Lo terrible es que las jóvenes no identifican esa violencia, porque el discurso oficial es que hay igualdad, pero es una falsa situación de igualdad, ya que socialmente se siguen repitiendo los mismos clichés machistas de hace años.

Estas situaciones de control por parte de ellos y de sumisión por parte de ellas tienen un riesgo muy importante de acabar en maltrato, porque el machismo es el embrión de la violencia de género. La clave está en la educación. Cuanto antes se empiece a educar en igualdad, mejor. De todas formas lo malo es que la tele es la fuente principal de educación, y los programas y series que ven las adolescentes perpetúan esta manera machista de entender las relaciones de pareja. Por mucho que hagamos, si seguimos con programas de ese tipo, avanzaremos poco

Si las mujeres han vivido siglos sumisas, aceptando que les impusieran su rol y su forma de vida, en pleno siglo XXI es inaceptable que a las jóvenes nadie, ni siquiera sus novios, por enamorados que estén, les digan qué deben hacer o cuál es su misión.

Es fácil condenar la violencia de género, no cuesta nada, pero hay que pronunciarse sobre los valores que estamos dando en la educación, o sobre algo con lo que convivimos, como la prostitución. La permisibilidad que tiene nuestra sociedad con la prostitución es otra manifestación del desprecio a las mujeres, consentida socialmente. La prostitución es una forma de esclavitud y de violencia contra las mujeres a las que se considera un mero objeto con el que se puede hacer lo que se quiera.

La violencia de género no es un conflicto privado, sino un problema social, no es algo propio del ámbito doméstico, sino algo de lo que todos somos responsables. ¿Por qué hay hombres que maltratan a su pareja? ¿Por qué confunden amor con dominación? ¿Por qué consideran inferior a la mujer e intentan someterla para dejar claro que están por encima de ella? ¿Por qué tantas mujeres soportan el maltrato?

Todo esto pasa por la tradición de la superioridad masculina, que hace que la mujer sienta la obligación de respetar la autoridad del hombre y porque muchas mujeres están educadas en la sumisión, están educadas en aguantar. Por eso, debemos llamar la atención de todos para que esto no siga siendo así. Estoy segura de que lo conseguiremos.”

 

 

 

 

Please select the social network you want to share this page with:

We like you too :)

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec tincidunt dapibus dui, necimas condimentum ante auctor vitae. Praesent id magna eget libero consequat mollis.

Post similares
No hay comentarios

Deja un comentario