Quiereme bien
Asesoría online
Eventos a los que no puedes faltar

Programa para el buen trato en parejas jóvenes

05

jun 2014

Concentración con APIR

Post de / en Eventos a los que no puedes faltar / No hay comentarios

APIRWP_20140605_006 WP_20140605_001Muchas gracias a todas las personas que nos habéis acompañado esta mañana en la concentración contra la violencia de género.

Y gracias especialmente a Apir por su manifiesto. A continuación lo podéis leer.

Celia (APIR)

La Asociación Pro-Infancia Riojana, APIR se creó hace 32 años como una entidad sin ánimo de lucro para trabajar por la infancia, para que todos los menores dispusieran de oportunidades para desarrollarse plenamente, porque todos los niños tienen el derecho a una infancia feliz y plena y los adultos la obligación de proporcionárselo.

Existe la tendencia a creer que la infancia en riesgo, con dificultades está en otros países, pero no es así y en APIR lo sabemos. Acompañamos a niños y familias con serias dificultades económicas, a mujeres que educan a sus hijos en soledad, a chicos y chicas a los que el colegio les supone una cuesta muy empinada, a adolescentes que no logran un encuentro con su padres y la convivencia se deteriora, a niños y niñas que han sufrido violencia y como el caso que hoy nos ocupa a niños y niñas que crecen en un clima de violencia de género.

Tenemos que agradecer al Ayuntamiento de Logroño la oportunidad de hablar de ellos aquí, porque la manifestación del dolor de los niños y niñas que sufren violencia de género no es siempre entendida. Un chico puede expresar su sufrimiento con rabia, una niña puede padecer pesadillas o enuresis, pueden tener problemas de relación, introversión…Tantas formas de sufrir como menores expuestos a estas situaciones y los adultos no hemos sabido, hasta hace poco, relacionar todos estos síntomas con un dolor profundo, convirtiéndoles en víctimas olvidadas de la violencia de género.

Desde APIR venimos trabajando desde hace años con las madres e hijos para que la recuperación por el trauma sufrido la hagan juntos, recuperando la esperanza y la posibilidad de un futuro diferente y en igualdad.

En este sentido la Comunidad Autónoma de La Rioja implantó hace tres años el programa ApoyaMe de atención especializada a menores que han sufrido violencia de género, cubriendo un espacio de intervención inexistente pero más que necesario, porque en este tiempo hemos atendido a más de 140 niños y niñas.

Y por último, dar paso a mis compañeras que en su programa de atención a madres jóvenes comprueban cada día como en igualdad queda mucho por hacer.

 

Educadoras Cometa

En nuestro trabajo, nos encontramos con chicas que han sufrido la violencia machista. Todos conocemos las consecuencias de esta violencia en las mujeres, pero no solemos señalar que muchas de estas mujeres también son madres y su capacidad para ejercer como tal también se ve afectada y muchas veces, no les queda otra, han de preocuparse más de su protección y de la de sus hijos que su papel como educadora.

  • -          “Cuando sabía lo que se venía encima, corría a dejar a mi niño en la cuna para que no recibiera ningún golpe” ( María,19 años, madre de un bebé).

    El niño o la niña, por su parte comprueba como su padre, la persona que debía darle amor y seguridad crea a su alrededor un clima de miedo e inseguridad. En algunas ocasiones asistimos a la utilización del niño por parte del agresor como instrumento para hacer daño a la madre, sin tener en cuenta que el que más sufre es el pequeño.

  • -         “Mi padre me obliga a vigilar a mi madre y amenazarla si sale con otro”. (Niño de 9 años).

    Los menores se ven obligados a encontrar mecanismos de defensa que les permitan sobrellevar una situación tan tensa, crean mundos imaginarios donde refugiarse, pasan mucho tiempo en la calle, inhiben su comportamiento pensando que tal vez ellos provocan las agresiones y hay quienes optan por el intento de defender a sus madres, nuestros pequeños grandes héroes.

  • -         “Cuando papá y mamá se pelean me voy a mi habitación, pongo música y el ordenador. No quiero ver, no quiero oír” (12 años)
  • -         “Mi hermana y yo nos colocamos en la puerta de la cocina esperando, ya sabemos lo que hay que hacer si pasa algo” (15 años).

    Asimismo, en nuestro trabajo comprobamos como continúa existiendo una presión social por mantener la familia unida por el bien de los hijos. Las culturas más tradicionales abogan por ello sin comprender que los niños y niñas que creen defender están sufriendo el mismo dolor que sus madres.

  • -         “No puedo dejar a mis hijos sin padre”- Clara, 21 años
  • -         “En mi cultura no se puede separar a un hijo de su padre” Aliza, 22 años.

    Cuando se dan situaciones en las que se combinan juventud y maternidad, la situación es más grave y los recursos personales de la madre más escasos. La carencia de habilidades y experiencia vital colocan a la joven y a su hijo en situación de vulnerabilidad extrema. Así, es necesario redoblar nuestros esfuerzos para atenderlas con recursos como el centro de atención a madres jóvenes y jóvenes gestantes de la Cometa, pero aunque sea época de crisis debemos revindicar más esfuerzos en esta línea para que cada vez podamos escuchar  con más fuerza frases como estas:

     

    “Tengo que ser fuerte, puedo salir de ésta”- Elena, 19 años

     

    El camino de la recuperación ha de realizarse como familia porque todos han sufrido juntos, reconociendo a cada uno de los integrantes como víctima de la violencia y atendiendo sus necesidades individuales y familiares.

    Los adultos debemos procurar al niño y a la niña el mismo estatus de protección del que dispone la madre. Recursos especializados en intervención, como el ApoyaMe, profesionales formados en este  tema, órdenes de protección que les afecten y regimenes de visitas que tengan en cuenta esta situación.

    Estamos aquí para pedir, como cada primer jueves de mes que todos pongamos fin al maltrato, por el bien de las mujeres, por el bien de nuestros hijos, por el bien de todos.

    “A quién amas dale alas para volar, raíces para volver y motivos para quedarse”- Dalai Lama

     

     

     

     

Please select the social network you want to share this page with:

We like you too :)

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec tincidunt dapibus dui, necimas condimentum ante auctor vitae. Praesent id magna eget libero consequat mollis.

Post similares
No hay comentarios

Deja un comentario