Quiereme bien
Asesoría online
Ingredientes del Quiereme Bien

Programa para el buen trato en parejas jóvenes

Ingredientes del Quiereme Bien I

Cuando hablamos del buen amor, seguro que todos sabemos que es lo que queremos decir, aunque no tengamos a veces palabras para describirlo. Lo que si que tenemos claro es cuando algo nos hace sentirnos a gusto con nosotros mismos y/o con nuestra pareja. Es a esto a lo que nos referimos. ¿Cuáles son aquellas actitudes o formas de tratarnos que ayudan a que mi relación de pareja sea satisfactoria?
Si pudiéramos hablar de cuales son los ingredientes de querernos…bien, ¿Qué incluirías tú? Nosotros hemos valorado que la fórmula idónea está compuesta de respeto, amor, valoración  al otro, cuidado y petición y expresión adecuada de cariño. Además fíjate que en ese orden. Cuando en los institutos hablamos de esta fórmula del buen amor, algunos de vosotros nos decís: ¿Qué pasa con la confianza? ¿Te olvidas de la sinceridad?¿Porque no incluyes como saber afrontar un problema?… etc. No nos olvidamos de todo eso, al contrario más adelante lo iremos incluyendo; lo que ocurre es que a nuestro juicio los primeros ingredientes que os hemos dicho son los principales, algo así como si fuera el motor de un coche.

Iremos ampliando información sobre cada uno de los ingredientes. Date una vuelta de vez en cuando para descubrir ideas nuevas.

Ingredientes del Quiereme Bien II

Un ingrediente muy importante en el Quiéreme Bien es aprender a comunicarnos , en concreto, en lo que se refiere a expresar nuestros sentimientos. Cuando en los centros os preguntamos si creéis que es fácil o difícil expresarlos, a menudo surgen diferentes opiniones aunque la más extendida es que no resulta nada fácil hablar acerca de lo que nos ocurre.

Todavía en nuestra cultura asociamos que hablar de nuestros sentimientos es síntoma de debilidad ¿a que será debido que pensemos de esta forma tan extraña?. Seguramente que las causas serán muchas; pero lo que ahora nos interesa no son “los porqués”, sino “los cómos”.

Imagínate que ya te has dejado convencer de la importancia de hablar acerca de lo que te está pasando por ese mundo tan complejo de los sentimientos… y ahora puedes pensar ¿por donde empiezo?.

Hay varios trucos para iniciar esta aventura. El primero y la base de todos es por donde vamos a empezar.¿Has oído hablar de los “mensajes yo”?.

Te contamos, parece un poco extraño al principio, pero si lo practicas de manera adecuada los resultados están garantizados. Normalmente cuando hablamos con alguien para decirle algo que no nos ha gustado comenzamos diciéndole lo mal que lo ha hecho, le echamos la culpa de lo que nos sucede, utilizamos palabras como “siempre “,“nunca” ,”todo”, “nada”…. Es decir tratamos de hablar con esa persona acusándole. Por tanto, la reacción la tenemos asegurada puesto que lo habitual es que esa persona ante nuestra acusación se defienda , nosotros ataquemos de nuevo y así una y otra vez hasta que la comunicación no sea nada gratificante. Seguramente que esto te suena mucho. Como esto ya lo conocemos vamos a explorar algo diferente; lo que te proponemos es algo tan sencillo y tan complicado como empezar las frases hablando de como te sientes, por ejemplo puedes empezar diciendo “Me he sentido…” “A mi me molesta…” “Lo que me pasa es …” , puedes continuar expresando cuándo tú te sientes de esa manera y finalizar hablando acerca de lo que te gustaría que la otra persona hiciera. Ahí tienes un ejemplo: Imagina que un día has quedado con tu pareja y llega 20 minutos tarde, no te ha avisado de su retraso, tú has tenido que dejar cosas tuyas sin hacer para llegar puntual y cuando llega no te da apenas explicaciones. Ahora viene cuando nos acordamos de “los mensajes yo” y decidimos probar a expresar nuestros sentimientos. Como es lógico puedes sentirte enfadado, así que empiezas “Me siento enfadado cuando no me avisas que vas a llegar tarde, me gustaría que la próxima vez o llegaras puntual o me llamaras para decirme que vas a llegar tarde”. Si te fijas la forma que te sugerimos consta de tres partes, la primera “yo me siento” la segunda “cuando tú…” y la tercera “me gustaría que…”.

De esta manera estás hablando de ti sin acusar y sin exigirle nada al otro, tan sólo le expresas lo que te gustaría por lo que tienes menos puntos para empezar esa escalada de “tus”, “tú eres”, “tú haces”, “tú tienes la culpa”, “lo que a ti te pasa”, “lo que tienes que hacer”…Al principio te resultará muy extraño hablar así, puede que hasta artificial y forzado… pero haz la prueba y luego si quieres nos cuentas.

Merece la pena.

Ingredientes del Quiereme Bien III

EL RESPETO

¿Qué es el respeto?

A veces las palabras más sencillas son las más difíciles de definir; son tan claras, las usamos tanto y las entendemos tan bien que… resulta complicado resumir su contenido.

El significado original de respetar es “mirar alrededor”, sería algo así como tener en consideración a la otra persona, en este caso a nuestra pareja, como entidad individual e independiente que tiene sus propios pensamientos, gustos, valores, deseos…

Para poder trasladar esto a la práctica, podrías preguntarte ¿Cómo y cuándo respeto a mi pareja en el día a día? Cuando tomo una decisión que nos atañe a los dos, ¿le pregunto qué es lo que desea? ¿De qué manera tengo en consideración sus opiniones aunque no esté de acuerdo? ¿Cómo he tenido en cuenta las necesidades de mi pareja hoy?

Ingredientes del Quiereme Bien IV

img_1a9523c0amor-2¿Qué es el amor?

De nuevo nos sucede lo mismo con las palabras. ¿Cómo expresar lo que es ese sentimiento?. Quizás con algún ejemplo sea más fácil plasmarlo en palabras. Si tu pareja te desea bienestar, se alegra con tus éxitos, te considera especial y único, no te cambiaría por nadie, cuenta contigo y con tus opiniones, aprende de ti y contigo, hace que te sientas bien, espera de ti lo que tu quieras o puedas dar, se ocupa de cuidarte y cuidar la relación… et. Entonces hablamos de amor.

Ingredientes del Quiereme Bien V

plumaValoración

Con la valoración nos referimos a la apreciación de las cualidades del otro, en toda variedad y riqueza, sean iguales que las tuyas o entren en contradicción con las propias.

Todas esas veces que decimos al otro aquello que nos gusta de él, bien sean sus opiniones, su manera de actuar, su forma de comportarse, su  físico…etc, estamos fomentando que esa persona se encuentre a gusto con nosotros y en la relación. Por supuesto que no estamos diciendo que únicamente se trata de decirlo, sino también demostrándolo con actos. Ya sabes “El movimiento se demuestra andando”.

Ingredientes del Quiereme Bien VI

bien-verde-empezar-cuidar-planeta-460x345-laCUIDADO

Cuando nos preocupamos de forma activa por nuestro chico/a, por sus cosas, por sus amigos, por sus dificultades, por sus estudios o trabajo, por sus sentimientos, por su estado de ánimo…etc, estamos cuidándonos. Si te fijas, cuando has leído dos líneas anteriores, aparece la palabra preocupación activa, es decir no sólo interesarnos por “sus cosas”, sino también hacer algo que pueda ayudar a nuestra pareja a mejorar en donde quizás tenga alguna dificultad.

Ingredientes del Quiereme Bien VII

apricot-colored-rose-closeupPetición y expresión de cariño

Este componente del buen amor supone un darse mutuo, que suele ser la consecuencia del respeto a la pareja y de su valoración. De nuevo también queremos que te fijes en una palabra, pedir. Cuando pedimos al otro su cariño nuestra pareja puede acceder o no sin que eso suponga que pedir se transforme en exigir. Así mismo es importante el ingrediente de expresar afecto ya que a menudo el expresar los sentimientos lo consideramos como un síntoma de debilidad, con lo cual evitamos hacerlo.

Ingredientes del Quiereme Bien VIII

sunset-2Trata a los demás como quieres que te traten a ti.

Cuando escuchas el principal ingrediente de la fórmula del “Buen amor” suena algo muy lógico y seguramente puedes pensar ” pues  claro, vaya descubrimiento”. Te invitamos a probarlo con tu pareja y luego nos cuentas cómo de fácil o de difícil te ha resultado. Si a ti te gustan que te hablen en un tono de voz calmado ¿que tal si empiezas tú a hacerlo? Si a ti te gusta que te respeten ¿qué tal si tú dejas de insultar? Si a ti no te gustan que te digan con quién tienes que ir, ¿qué tal si dejas tú de hacerlo? Prueba.

Ingredientes del Quiereme Bien IX

amistad13La violencia nunca es justificable.

En los debates que realizamos con los alumnos de los institutos, cuando hablamos de situaciones conflictivas en la relación de pareja, a veces, hay quien justifica alguna reacción violenta. Como si dependiendo de lo que suceda estuviera permitido pegarse con alguien, amenazar, dominar, chantajear afectivamente…etc. Desde aquí queremos transmitir la idea de que un acto violento NUNCA es justificable, SIEMPRE hay otra alternativa mejor

No hay comentarios

Deja un comentario